10 de agosto de 2014

COMO SAPIENS


























Hace poco más de un mes conocí este nuevo tipo de alimentación. Y no la conocí haciendo zapping, en un libro, diario, internet, mercado o porque alguien me contó.
La experiencia fue mucho más divertida y tuvo su encanto.
Cecilia Pinedo o Ceso, como le dicen sus amigos, es amiga de Fede hace años, pero su amor por la comida viene desde hace mucho más, como el mío.
A todo esto, le gusta mucho cocinar y se dio el gusto de tener su propio mesón, pero no cualquier mesón: Como Sapiens ofrece un menú íntegramente paleolítico y el lugar es a puertas cerradas, en algún lugar del microcentro. No voy a darles la dirección pero por las fotos entenderán porque la experiencia fue mucho más divertida, interesante y encantadora, que la simple nueva información sobre esta nueva o vieja ¿?, forma de comer.
Mis compañeros de mesa fueron en esta oportunidad: Fede, por supuesto, Gastón Furlong, cantante de Llegó Normand y dueño de los deliciosos aceites de oliva La Acequia, la paisajista Valeria Hermida, Rafa Roldán, baterista de Llegó Normand y Delfi Meyer Arana, obrera y decoradora aguerrida de este lugar increíble.
El menú cambia cada semana. A nosotros nos tocó el siguiente:
Entrada: hongos rellenos
Plato principal: Costillas de cerdo con puré de batatas
Postre: cítricos al cointreau 
Les debo las fotos de los platos porque la iluminación era sólo con velas.
Espero que igualmente les gusten las imágenes y como siempre digo, lo mejor es que lo prueben ustedes mismos.
Los invito a que conozcan más de la paleo-alimentación aquí, donde también pueden conocer el mesón y hacer su reserva. Ceso también tiene un blog que pueden seguir aquí y sus páginas de facebook aquí y aquí.

Pueden comenzar a seguirme en instragram aquí.

3 de agosto de 2014

ON INSTAGRAM


Como verán estoy muy activa en instagram. Pueden seguirme todos los días aquí.

31 de julio de 2014

THE ART OF WEEKEND REST II









Hace un tiempo que Black y yo venimos frecuentando los mismos lugares. Un poco porque nos gustaron desde el principio, porque se come rico, nos atienden bien y al sentirnos cómodos y repetirlos, los fuimos haciendo nuestros. Son varios pero hoy decidí compartir dos de ellos, para recordar la primera vez que me llevó.
Con fiaca de domingo decidimos almorzar afuera. Ya conociendo el lugar, conociéndome a mí y sabiendo que me iba a gustar,  me invito a comer a Bella Italia. A pesar de los primeros fríos otoñales decidimos sentarnos afuera, dicho sea de paso, para los friolentos como yo, tienen una estufas de exterior muy buenas, tanto que tuvimos que pedir que las bajen. Nos tocó una camarera muy simpática a la que, panera mediante, interrogué usando el menú de apunte y me convenció de elegir para ambos la misma entrada: burrata con tomates, albahaca y oliva. Cómo plato principal Fede eligió unos ñoquis verdes y yo un rissotto con hongos (ambos riquísimos pero  siempre elijo el plato ganador). Acompañamos con limonada y nos volvimos a subir a la moto. Para variar el paisaje decidimos cambiar de zona y salimos en busca de otro lugar para el postre y el café. Entramos en Vasalissa donde compartimos un helado. Porque a pesar de que habíamos pedido el vaso chico, terminó siendo enorme para uno solo. Cuando durante el fin de semana no sepan dónde estamos, es probable que nos encuentren ahí leyendo, con café sobre la mesa, un libro en una mano y un helado de pistacho y chocolate en la otra.

Les recuerdo que ahora también pueden seguirme en Instagram.

25 de julio de 2014

UN DÍA COMO HOY / A DAY LIKE TODAY











  1. Esta es tu compañera de todas las mañanas.
  2. Y este tu nuevo compañero de ruta.
  3. Este es el acompañamiento.
  4. Esta sos vos en acción.
  5. Y este el plato terminado.
  6. Alguien te espia.
  7. Y vos no te despegas de tu cámara.
  8. Tenes compañía.
  9. La hora mágica en Mauritius.
10. A pesar del frío acompañas con cerveza.

Ahora también pueden seguirme en instagram aquí.

10 de julio de 2014

MARQUEE SESSION BAR
















El mítico Marquee Club de Londres, donde cosecharon éxito allá por los años 60´ los Rolling Stones, también tiene su versión local en Buenos Aires. El primer Marquee porteño nació hace años en el barrio de Belgrano y actualmente está ubicado sobre la Av. Scalabrini Ortiz, donde fue reabierto siguiendo los pasos del Marquee original que también abrió, cerró y volvió a abrir más de una vez.
Invitada especial por mis chicos de Llegó Normand, tuve el placer no sólo de escucharlos sino también de conocer este sitio ideal para los amantes del rock. Y digo ideal porque el lugar me sorprendió, no sólo por su estética sino por su sonido. Al entrar hay un bar y la barra hace las veces de camino conductor hacia el escenario. Este está a una altura perfecta para fotografiar y para tener a los ídolos un poco más cerca de lo normal pero sin que lleguen a ser terrenales.
Espero que les gusten las fotos. Saqué tantas esa noche que si no estuviéramos en la era digital, me habría quedado sin rollo…
Para los que todavía no conocen a los Llegó Normand, pueden hacerlo aquí.
Les recuerdo que también me pueden seguir en Twitter y Pinterest.